Mises Wire

Home | Wire | Escapar de la pobreza – no de la desigualdad – es lo que importa

Escapar de la pobreza – no de la desigualdad – es lo que importa

  • mbout.PNG
0 Views

Tags Pobreza

06/27/2019

La ética igualitaria es omnipresente en nuestra sociedad, a pesar de una multitud de problemas lógicos. Tan popular es la idea de que la desigualdad de la riqueza es un problema, que políticos como Bernie Sanders se han convertido –irónicamente e hipócritamente– en millonarios apelando a estas ideas. Las frases «brecha de ingresos» y «distribución de la riqueza» han ganado mucho terreno en el lenguaje político.

La noción de que las diferencias en la riqueza son inherentemente problemáticas es ridículamente fácil de refutar. Si una persona gana 20.000 dólares al año, y otra persona gana 50.000 dólares al año, hay una «brecha de ingresos» de 30.000 dólares. Si ambos duplicaran sus ingresos, su nueva brecha de ingresos sería de 60.000 dólares. En lugar de celebrar el hecho de que ambas personas están económicamente mejor, los medios de comunicación publicarán titulares sobre la «creciente brecha de ingresos».

Incluso John Rawls, el igualitario por excelencia, añadió su famosa condición (es decir, en este caso, una inconsistencia filosófica) que permitía resultados no igualitarios en los casos en los que los pobres están en mejor situación, pero su ética sigue sugiriendo que hacer que los ricos sean menos ricos sería un bien moral incluso si nadie está en mejor situación en el proceso. La mayoría de los igualitarios (incluyendo a Rawls, en otra condición) también son intrínsecamente nacionalistas, y sólo se preocupan por los «pobres» de Estados Unidos, a pesar de que se encuentran entre las personas más ricas del mundo. Incluso Bernie Sanders rechazó las políticas que podrían sacar a los pobres del mundo de la pobreza a expensas de los más pobres de Estados Unidos.

Incluso para aquellos igualitarios que se preocupan por los pobres del mundo –muchas objeciones a las reformas del mercado, si se puede creer lo absurdo del argumento– es que harían más pobres a los «más capaces» que a los «menos capaces». Esta es la objeción a los esfuerzos del economista peruano Hernando de Soto para ayudar a los pobres a obtener títulos legales sobre las tierras que han ocupado durante generaciones. Se han formulado críticas similares contra la estrategia de Muhammad Yunus de proporcionar microcréditos a los trabajadores pobres de los países del Tercer Mundo. Yunus comenzó concediendo pequeños préstamos de su propio bolsillo a mujeres de Bangladesh que fabricaban muebles de bambú para vivir. Sus críticos se han quejado de que sólo las mujeres «más talentosas» tienen la capacidad de dirigir su propio negocio y ser financieramente independientes.1

En la filosofía tóxica del igualitarismo, se considera literalmente que es mejor para todos los pobres permanecer en la indigencia que para algunos de los pobres mejorar. Los peligros de tal filosofía quedaron demostrados con la introducción del kulaki de Vladimir Lenin, un término para describir a los campesinos «burgueses» que estaban ligeramente mejor que el resto de los pobres de Rusia. Esta división entre los extremadamente pobres y los ligeramente menos pobres fue la base de la guerra soviética contra el campesinado, en la que millones de rusos rurales fueron asesinados o enviados a campos de trabajos forzados.

La bifurcación entre ricos y pobres se describe a menudo como una diferencia entre los «ricos» y los «desposeídos». El supuesto mal de la desigualdad de la riqueza se caracteriza por aquellas cosas que los ricos poseen y que la mayoría de la gente no puede permitirse en absoluto. Pero el progreso económico a lo largo de la historia muestra un patrón que debería hacer que la gente mire la desigualdad de la riqueza de manera diferente. En lugar de mirar lo que algunas personas no tienen, deberíamos mirar lo que todos tienen, o al menos son capaces de obtener.

El progreso: haciendo que los «lujos» sean ampliamente asequibles

La historia del progreso económico sigue un patrón común. Se comercializan nuevos artículos, pero su rareza y novedad impide que la mayoría de la gente pueda permitírselos. Con el tiempo (y a menudo sólo un corto período de tiempo), el «lujo» se convierte en algo habitual. Lo más interesante son los artículos que, aunque son ampliamente accesibles para los pobres, siguen siendo consumidos por los ricos.

En el nacimiento de la industrialización inglesa, uno de los primeros ejemplos de este tipo de artículos de lujo fue el tinte púrpura. La ropa ostentosa era una forma en que la aristocracia podía diferenciarse de la mayoría de la sociedad. El color púrpura se asociaba con la realeza, pero esta conexión era el resultado de lo costosos que eran los tintes púrpura. El tinte «púrpura de Tiro» fue cosechado de una especie rara de caracoles, y debido a que se necesitó un cuarto o un millón de caracoles para producir sólo una onza del tinte, sólo los más ricos podían permitírselo. El púrpura fue un símbolo de estatus durante milenios.

Con la industrialización de Inglaterra, la energía del vapor hizo que los textiles de algodón fueran más asequibles (y cómodos) que los materiales anteriores, como la lana. Esto aumentó la demanda de colorantes, lo que dio lugar a nuevas innovaciones por parte de los empresarios que buscaban sacar provecho del boom textil. La cochinilla, un insecto que se encuentra en los cactus mexicanos, se utilizó para producir un tinte rojo. Mientras tanto, una mujer de Carolina del Sur, Eliza Pinckney, desarrolló una forma de cultivar índigo en la colonia, que produjo un tinte azul. Los fabricantes mezclaron los tintes, y la aristocracia británica de repente se encontró rodeada de gente de la clase obrera que vestía el «color de los reyes».

El tinte para ropa puede parecer un extraño ejemplo de algo que acerca a los pobres al estatus de los ricos, pero en la cultura aristocrática de la Inglaterra del siglo XVII, el cambio fue tremendo. Los pobres no sólo tenían un acceso más barato a ropa más cómoda, sino que podían comprarla en tal variedad de colores que la ropa dejaba de ser una demarcación de estatus.

La razón por la que esta percepción es fácil de pasar por alto para la gente es porque usualmente involucra elementos que parecen bastante banales. Pero la banalidad es precisamente el punto. Lo que una vez fue un lujo se convirtió en un artículo cotidiano, consumido por ricos y pobres por igual. La mayoría de la gente piensa poco en una foto de Warren Buffet bebiendo una Coca-Cola, pero la idea de que uno de los hombres más ricos del mundo beba la misma bebida consumida por la persona promedio (e incluso por los pobres del mundo) es un fenómeno totalmente moderno.

Lo mismo puede decirse de los artículos que tienen un impacto más innegable en la mejora de las condiciones. Todos sabemos que Henry Ford no es famoso por inventar el automóvil. Él ganó su riqueza encontrando una manera de hacer que los autos fueran asequibles para la gente de clase trabajadora. Incluso hoy en día, mientras que todavía hay «coches de lujo» que sólo los ricos poseen, las cualidades que los hacen «lujosos» se han vuelto cada vez más estrechas. No sólo los ricos tienen características que antes eran de lujo, como aire acondicionado, estéreos, ventanas eléctricas y calentadores de asientos.

Los teléfonos celulares, por supuesto, son otro ejemplo de lujos comunes. No fue hace muchos años cuando los teléfonos móviles –que eran voluminosos y sólo tenían una función– eran poco más que costosos símbolos de estatus para los ejecutivos corporativos y la élite política. Hoy en día, no es suficiente decir que la persona promedio tiene un teléfono celular que es muy superior a los modelos anteriores; también debemos reconocer cuán significativo es que tenga el mismo teléfono celular que la gente más rica del país.

Es fácil encontrar cualquier número de artículos que sigan el patrón de los tintes morados, refrescos, autos y teléfonos celulares. Si medimos las disparidades de riqueza en términos de dólares, parece que la desigualdad aumenta bajo el capitalismo. Aunque los defensores del libre comercio tienen razón al identificar los problemas lógicos de la ética igualitaria, a menudo perdemos la oportunidad de señalar que cuando consideramos las crecientes similitudes materiales entre ricos y pobres que acompañan al progreso económico, es realmente bastante absurdo decir que el capitalismo aumenta la desigualdad de la riqueza en absoluto.

  • 1. Joyce Appleby, The Relentless Revolution: A History of Capitalism (Nueva York: W. W. Norton & Company, 2010), pág. 431.

Chris Calton is a 2018 Mises Institute Research Fellow and an economic historian. He is writer and host of the Historical Controversies podcast.

See also his YouTube channel here.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire