Mises Wire

Home | Wire | Las escuelas públicas no se toman la seguridad en serio

Las escuelas públicas no se toman la seguridad en serio

  • security_1.PNG
0 Views

05/08/2019

Las escuelas secundarias públicas todavía no se toman en serio la seguridad escolar. El mes pasado, cientos de miles de estudiantes en el área de Denver se quedaron en casa y no fueron a la escuela cuando una mujer de Florida sugirió en Internet que estaba «obsesionada» con los tiroteos de Columbine.

La mujer, llamada Sol Pais, desapareció de su casa cerca de Miami a mediados de abril. Poco después, sus padres llamaron a la policía local, y aparentemente reportaron que Pais representaba algún tipo de peligro inespecífico para las escuelas de Colorado. La policía local informó de esto al FBI, que a su vez notificó al FBI en Denver. Se sabía que Pais había sugerido en Internet que tenía la intención de llevar a cabo un tiroteo en la escuela.

Se creía que Pais había viajado a Denver, y cientos de escuelas fueron cerradas en el área de Denver. Según la filial local de la NBC:

Las cancelaciones comenzaron justo antes de la medianoche del martes[16 de abril]...

Esto significó que más de 500.000 estudiantes de Front Range no fueron a la escuela el miércoles.

Sin embargo, no será completamente normal cuando regresen a clase el jueves.

En una carta a los padres, las Escuelas Públicas de Jeffco dijeron que habrá «medidas de seguridad más estrictas».

Más tarde, Pais fue encontrada muerta, aparentemente por haberse suicidado, y los niveles de seguridad escolar volvieron a la normalidad.

¿Son los cierres de escuelas la única herramienta que tienen las escuelas?

Es bueno que las escuelas tomen precauciones adicionales cuando alguien ha sugerido fuertemente — como Pais — que él o ella planea tirotear una escuela.

Pero uno se pregunta: ¿qué pasa si un potencial tirador escolar no anuncia sus intenciones con antelación? ¿No tienen las escuelas ninguna forma de hacer frente a las amenazas a la seguridad que no se hayan anunciado de antemano?

Si Pais hubiera viajado a una escuela en lugar de suicidarse, ¿habría podido entrar en la escuela con la escopeta que compró?

Parece que los responsables de la seguridad escolar tienen poca confianza en que podrían hacer frente a una situación de este tipo: en lugar de controlar el acceso a las escuelas, los administradores de las escuelas las cierran.

De hecho, no pasó más de un mes después de la ola de medidas de «seguridad reforzada» de abril, cuando un estudiante entró a una escuela secundaria en Highlands Ranch, Colorado, y comenzó a disparar.

Según la policía local, «no tenían a [los sospechosos] en ningún radar».

Después de que los tiradores llegaron y comenzaron su juerga, fue necesario llamar a los oficiales de policía desde fuera del lugar. Al parecer, no había seguridad en el lugar equipada para hacer frente a la posibilidad de que se produjera un tiroteo en las instalaciones.

Entonces, ¿por qué las escuelas no han implementado herramientas de seguridad distintas al cierre de escuelas cuando un posible perpetrador anuncia públicamente sus intenciones?

Desafortunadamente, sigue habiendo resistencia a la idea de desarrollar estrategias de seguridad serias y significativas que aborden directamente las situaciones que conducen a la muerte en áreas como escuelas, clubes nocturnos y hoteles.

Esto se debe principalmente a la nostalgia y al temor de herir sentimientos.

Lo hemos oído muchas veces, por supuesto. No podemos tener mayor seguridad en las escuelas, hoteles y centros comerciales porque «se sentirán como prisiones» o «los niños serán heridos psicológicamente» o «es demasiado caro».

Sin embargo, cuando ocurre una tragedia tan rara de esta naturaleza, todas estas líneas de pensamiento conducen al mismo escenario: explicar a un niño con una herida de bala: «Lo siento chico, podríamos haber tenido personal de seguridad armado en tu escuela, pero no queríamos que te sintieras mal».

La excusa «demasiado costosa» es especialmente molesta ya que las escuelas públicas están absolutamente desbordadas de personal administrativo no docente que no está relacionado con la instrucción en el aula. Como muestra este estudio, desde 1970, la población estudiantil ha aumentado en un 8 por ciento, mientras que la población no docente ha aumentado en un 130 por ciento. ¿Dónde podríamos encontrar los recursos para más personal de seguridad?

Aún peor es el rechazo de las medidas de seguridad como una opción porque entran en conflicto con las nociones (generalmente incorrectas) de alguien de cómo eran las cosas en los buenos tiempos. «Mi abuelo nunca tuvo seguridad en su escuela» es una idea común. Bueno, tal vez el abuelo debería haber tenido algo de seguridad, ya que los datos sugieren que las tasas de homicidio en gran parte de los años 20 y 30 fueron considerablemente más altas de lo que son hoy en día. Entre esos asesinatos, por ejemplo, se encontraba el Desastre de la Escuela de Bath de 1927, en el que Andrew Kehoe asesinó a 38 niños de primaria. Esos niños nunca tuvieron nietos que un día anhelarán por «tiempos más simples».

Los sentimientos de uno acerca de los días de antaño y de cómo debería ser el mundo no son una gran base para tomar medidas prácticas para aumentar la seguridad.

En el mundo real, si los tiroteos en las escuelas son realmente una preocupación, entonces los empresarios y los consumidores necesitan trabajar juntos para encontrar estrategias prácticas y asequibles que puedan ser implementadas.

Por otra parte, las instituciones educativas y sus aliados políticos han intentado descargar toda la responsabilidad de los responsables de la formulación de políticas. Lo hacen insistiendo en que todo estará bien si sólo los políticos implementan medidas de control de armas. Una suposición, por supuesto, es que las escuelas se volverán inmunes a la violencia. Cualquier persona razonable, por supuesto, sabe que esto no es verdad. Si fuera cierto, el personal de seguridad de los aeropuertos no revisaría las maletas en busca de bombas. Las bombas — los tipos que pueden volar un avión — ya están estrictamente reguladas, autorizadas y a menudo prohibidas. No es que éste sea un problema económico o financiero importante para las escuelas. Como instituciones gubernamentales, existe poca conexión entre la competencia y la financiación. Si muchos continúan percibiendo que la seguridad escolar es un problema, los administradores de las escuelas pueden simplemente exigir que los contribuyentes proporcionen más fondos como un primer paso para abordar el problema.

Desde el punto de vista de las escuelas, es mucho más fácil asignar la responsabilidad —tanto financiera como práctica— de la seguridad escolar a otra persona, ya sean legisladores o contribuyentes.

Un contexto más amplio de reducción de los índices de criminalidad

Mientras tanto, tanto los homicidios como los delitos violentos en general se han reducido casi a la mitad en los últimos 20 años, a medida que han aumentado las ventas de armas.

Claramente, el público en general está ahora más seguro de lo que ha estado en décadas, e incluso el gobierno federal admite que la violencia escolar es ahora más rara que hace 20 años, a pesar de los intentos creativos de inflar los números de «disparos escolares».

Los defensores de un mayor control de las armas pueden reconocer todo esto, pero seguirán insistiendo en que no hay desventajas en las prohibiciones adicionales sobre las armas. El problema con esta posición, por supuesto, es que ignora el hecho de que las tasas de criminalidad han disminuido al mismo tiempo que las ventas totales de armas han aumentado. ¿Pueden los defensores del control de armas decir con certeza que no hay causalidad? Es posible que el aumento de las ventas de armas —en su mayoría a ciudadanos respetuosos de la ley— no tenga nada que ver con la disminución de los delitos violentos. Pero la carga de la prueba recae siempre sobre aquellos que quieren nuevas prohibiciones gubernamentales.

Después de todo, las prohibiciones tienen sus desventajas. Las desventajas son a menudo las mismas que las que vemos en la guerra contra las drogas: más registros policiales y más enjuiciamientos de ciudadanos pacíficos. Como erosión de las libertades civiles, y en general, un movimiento hacia un poder policial cada vez más desarticulado a expensas del público. Nos dicen que pongamos nuestra confianza en las manos de la policía, la misma policía que ha demostrado que huye del peligro cuando aparece.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire