Mises Wire

Home | Wire | Lo que Mises y Hayek pensaron sobre la banca de reserva fraccionaria

Lo que Mises y Hayek pensaron sobre la banca de reserva fraccionaria

  • vault1.PNG
0 Views

[De «More Than Quibbles: Problems with the Theory and History of Fractional Reserve Free Banking» en la edición de primavera de 2019 de The Quarterly Journal of Austrian Economics]

Dejando de lado los posibles problemas legales y conceptuales de la banca de encaje fraccionario para centrarse en la economía, una de las áreas clave de la disputa es si el BRD conduce necesariamente a un auge insostenible, tal como lo describió primero Mises ([1912] 2009) y lo elaboró su discípulo Hayek (por ejemplo, [1931] 1967). Es significativo que ambos desarrolladores de lo que a veces se llama «la teoría Mises-Hayek del ciclo económico» pensaran que el FRB era un elemento central de la historia. Sin duda, Mises y Hayek pueden haber estado equivocados, pero vale la pena documentar su posición porque en el debate sobre el BRD, a menudo se escuchan (especialmente en lugares informales) afirmaciones casuales de que sólo los dogmáticos Rothbardianos podrían encontrar fallas en la banca de reserva fraccionada per se.

Encontramos una declaración inequívoca de la posición de Mises en la La acción humana. Mises define los «medios fiduciarios» como las reclamaciones de dinero emitidas por el banco, pagaderas a petición, que no están cubiertas por dinero base en la cámara acorazada, y luego declara:

La noción de expansión crediticia «normal» es absurda. La emisión de medios fiduciarios adicionales, sea cual sea su cantidad, siempre pone en marcha aquellos cambios en la estructura de precios cuya descripción es tarea de la teoría del ciclo comercial. Por supuesto, si la cantidad adicional emitida no es grande, tampoco lo son los efectos inevitables de la expansión. (Mises[1949] 1998, 439, n. 17; negrita añadida)

Con respecto a Hayek, incluso los escritores del FRFB admiten que su comprensión del comportamiento de los bancos comerciales es inconsistente con sus afirmaciones. Por ejemplo, Larry White (1999, 761) escribe que Hayek ([1925] 1984, 29) «sugirió en uno de sus primeros escritos una solución radical al problema de las oscilaciones en el volumen del crédito de los bancos comerciales: imponer un requisito de reserva marginal del 100 por ciento sobre todos los pasivos bancarios....».

Mises también pidió en algunos momentos de su carrera una prohibición explícita de la emisión adicional de medios fiduciarios,3 aunque también escribió (por ejemplo en La acción humana) a favor de la «banca libre» como la mejor manera práctica de restringir la emisión de medios fiduciarios. (Salerno 2012, 96-97) Por lo tanto, los lectores no deben malinterpretar el elogio de Mises al laissez-faire bancario como un respaldo a la moderna afirmación de la «banca libre» de que la banca de reserva fraccionada, al menos bajo ciertas condiciones, promueve la estabilidad económica.

Para apreciar el problema específico de los medios fiduciarios a los ojos de Mises, es muy instructivo considerar dónde colocó la discusión del ciclo económico en La acción humana. Uno podría haber clasificado los ciclos periódicos de auge y declive que plagan las economías de mercado como resultado de la intervención política, lo que significaría colocar la discusión (como hizo Rothbard en Hombre, economía y Estado4) en la misma sección del libro que manejaba las leyes de salario mínimo y los impuestos. Sin embargo, Mises rechaza este enfoque plausible, y su explicación ilumina su visión más amplia sobre la banca de reserva fraccionada:

Es indudable que la expansión del crédito es uno de los principales problemas del intervencionismo. Sin embargo, el lugar adecuado para el análisis de los problemas implicados no está en la teoría del intervencionismo, sino en la de la economía de mercado pura. Porque el problema al que nos enfrentamos es esencialmente la relación entre la oferta de dinero y la tasa de interés, un problema del que las consecuencias de la expansión del crédito son sólo un ejemplo particular.

Todo lo que se ha afirmado con respecto a la expansión del crédito es igualmente válido con respecto a los efectos de cualquier aumento en la oferta de dinero propiamente dicha en la medida en que esta oferta adicional llegue al mercado de préstamos en una etapa temprana de su entrada en el sistema de mercado. Si la cantidad adicional de dinero aumenta la cantidad de dinero ofrecida para préstamos en un momento en que los precios de los productos básicos y las tasas salariales aún no se han ajustado completamente al cambio en la relación monetaria, los efectos no son diferentes de los de una expansión del crédito. Al analizar el problema de la expansión del crédito, la cataláctica completa la estructura de la teoría del dinero y de los intereses......

Lo que diferencia la expansión del crédito de un aumento de la oferta de dinero, tal como puede aparecer en una economía que emplea sólo dinero mercancía y ningún medio fiduciario, está condicionado por las divergencias en la cantidad del aumento y en la secuencia temporal de sus efectos en las diversas partes del mercado. Incluso un rápido aumento en la producción de los metales preciosos nunca puede tener el rango que la expansión del crédito puede alcanzar. El patrón oro fue un control eficaz de la expansión del crédito, ya que obligó a los bancos a no superar ciertos límites en sus operaciones expansionistas. Las potencialidades inflacionarias del propio patrón oro se mantuvieron dentro de los límites de las vicisitudes de la minería de oro. Además, sólo una parte del oro adicional aumentó inmediatamente la oferta ofrecida en el mercado de préstamos. La mayor parte actuó en primer lugar sobre los precios de los productos básicos y las tasas salariales y sólo afectó al mercado de préstamos en una etapa posterior del proceso inflacionario. (Mises [1949] 1998, 571-72; negrita añadida)

El extracto anterior de Mises es extraordinariamente importante para comprender el papel que, en su opinión, desempeñaron los bancos comerciales en un ciclo típico de auge y declive. Pero para analizarla correctamente, primero debemos recordar lo que Mises quiere decir precisamente con la frase «expansión del crédito» (ya que la está contrastando con «un aumento de la oferta de dinero propiamente dicha»). Anteriormente en el libro, Mises no explica todavía el ciclo comercial, pero define la terminología que necesitará más tarde. Él lo explica:

El término expansión del crédito a menudo ha sido malinterpretado. Es importante tener en cuenta que el crédito para productos básicos no puede ampliarse. El único vehículo de expansión del crédito es el crédito de circulación. Pero el otorgamiento de crédito de circulación no siempre significa expansión del crédito. Si la cantidad de medios fiduciarios previamente emitidos ha consumado todos sus efectos en el mercado, si los precios, las tasas de salarios y las tasas de interés se han ajustado a la oferta total de dinero propiamente dicha más los medios fiduciarios (oferta de dinero en el sentido más amplio), el otorgamiento de crédito de circulación sin un aumento adicional en la cantidad de medios fiduciarios ya no es expansión del crédito. La expansión del crédito sólo está presente si el crédito se concede mediante la emisión de una cantidad adicional de medios fiduciarios, no si los bancos prestan nuevos medios fiduciarios que les devuelven los antiguos deudores. (Mises[1949] 1998, 431; cursiva en original, negrita añadida)

Reuniendo los tres bloques de citas de La acción humana que hemos proporcionado anteriormente, podemos resumir la posición de Mises de la siguiente manera: El auge insostenible ocurre cuando una cantidad de dinero recién creada (o extraída) entra en el mercado de préstamos y distorsiona las tasas de interés, antes de que otros precios de la economía hayan tenido tiempo de ajustarse. En principio, este proceso podría ocurrir incluso en el caso del dinero de materias primas con un 100 por ciento de reservas bancarias.

Sin embargo, en la práctica Mises cree que esta posibilidad teórica puede ser descuidada con seguridad, porque (a) la cantidad de oro nuevo (u otro dinero de las materias primas) que ingresa a la economía probablemente será relativamente pequeña en un corto período y (b) cualquiera que sea el stock de dinero de las nuevas materias primas que ingresa a la economía en su conjunto, por lo general sólo una pequeña fracción de él se canalizaría hacia el mercado de préstamos por adelantado.

Así, aunque en principio la teoría de Mises sobre el ciclo de auge y declive es fundamentalmente sobre nuevas cantidades de dinero que golpean el mercado de préstamos desde el principio, en la práctica la explicación gira en torno a los medios fiduciarios de nueva creación que se prestan al mercado. Por eso Mises describió su explicación como la «teoría del crédito circulatorio del ciclo económico». Cuando entendemos cómo Mises pensó (en principio) que el oro recién extraído podría posiblemente poner en marcha el ciclo de auge y declive, queda claro que pensó que cualquier cantidad de medios fiduciarios recién emitidos —es decir, una expansión del crédito— haría lo mismo. (Recuerde, nuestra cita anterior muestra a Mises afirmando que «la emisión de medios fiduciarios adicionales, no importa cuál sea su cantidad, siempre pone en marcha» los procesos que causan el auge insostenible). Por lo tanto, no hay advertencias ni otras condiciones que considerar en esta cuestión tan estrecha. Mises pensó que la banca de encaje fraccionario per se pondría en marcha el ciclo económico.

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire