Mises Wire

Home | Wire | Los ambientalistas son antihumanos

Los ambientalistas son antihumanos

  • closed1_0.JPG
0 Views

Tags El Medio Ambiente

07/23/2019

Por qué los mercados son pro-humanos

En una economía de mercado sin trabas, los empresarios anticipan lo que queremos y necesitamos y luego utilizan la mano de obra para convertir la tierra y los recursos naturales en las cosas que se necesitan con más urgencia: como casas, escuelas, hospitales, alimentos, automóviles y energía. Los consumidores responden comprando o no comprando lo que han producido los empresarios. Las pérdidas y ganancias resultantes proporcionan señales e incentivos a los empresarios de tal manera que fomentan el comportamiento economizador y desalientan su opuesto, el despilfarro.

Economizar significa simplemente hacer lo mejor que puedas con lo que tienes. Dado que nuestro limitado conjunto de recursos disponibles puede ser utilizado de múltiples maneras, tenemos que tomar decisiones sobre cómo utilizarlos de tal manera que alcancemos nuestras metas más importantes y renunciemos a las metas menos importantes. La lógica ineludible de este hecho fundamental de la vida se aplica tanto a los promotores inmobiliarios como a alguien que examina un menú en un restaurante.

Hay algunos controles incorporados sobre lo que las empresas hacen a la naturaleza y al medio ambiente. Una es que los empresarios tienen un incentivo para mantener cualquier recurso que les haga ganar dinero. Tal cosa depende de la preferencia temporal, pero la mayoría preferiría 20 millones de dólares en el curso de 20 años a sólo 2 millones de dólares en un año. En particular, la reducción de las tasas de preferencia temporal, una receta típicamente austriaca para el crecimiento económico y el florecimiento humano, también conduce al cuidado a largo plazo de los recursos que generan riqueza.

Los ambientalistas cierran el desarrollo de la tierra

Un caso reciente en el Reino Unido pone de relieve la oposición de los ecologistas al florecimiento humano.

Barwood Land, una empresa de desarrollo inmobiliario, presentó planes para construir casas, escuelas y un centro médico (cosas que los humanos quieren y necesitan) en las afueras de York. Sabían que la tierra estaba cerca de Askham Bog, una reserva natural protegida por el Yorkshire Wildlife Trust. Así que incluyeron una franja de 125 metros de ancho de zona de amortiguamiento entre cualquier desarrollo y la ciénaga adyacente, lo que en realidad evitaría que la corriente invadiera la ciénaga a través de su límite septentrional. De acuerdo a su aplicación:

Más notablemente, esto incluye una Zona de protección y mejora ecológica (EPEZ por sus siglas en inglés) de 125m de ancho a lo largo del límite compartido con el SSSI, que separa el SSSI tanto del desarrollo residencial como del espacio público abierto y evitará el acceso incontrolado al SSSI que actualmente ocurre a lo largo de su borde norte.

En la siguiente ilustración, puede ver que los planes de Barwood Land incluyen nuevas viviendas y áreas recreativas, pero también la zona de amortiguamiento que se extiende incluso más allá de su plan de desarrollo. La nueva vivienda ciertamente mejoraría lo que el Servicio de Información sobre Democracia local (un socio de la BBC) ha llamado una crisis de vivienda en York. Según mis cálculos aproximados, los precios de la vivienda en York han quintuplicado la inflación en el Reino Unido en los últimos 20 años.

newman1_5.png

Lo que la imagen anterior no muestra es que un campo de golf ya rodea casi completamente el resto del pantano. Además, la tierra en cuestión se utiliza actualmente para la agricultura, que tiene sus propios impactos ambientales. No me queda claro cómo un nuevo desarrollo con una zona de amortiguamiento es peor que la carretera, el campo de golf y las tierras de cultivo que actualmente están adyacentes a la tierra protegida.

Los planes, sin embargo, fueron rechazados por el ayuntamiento después de que Sir David Attenborough y el Yorkshire Wildlife Trust se opusieran a ellos. Según Attenborough, que estaba «decepcionado» con los planes de desarrollo:

York es excepcionalmente afortunada de tener un lugar tan maravilloso dentro de sus límites, ¿por qué alguien querría poner eso en riesgo?

El YWT dijo que el pantano contiene «una increíble riqueza de plantas». En cuanto al rechazo del ayuntamiento, dijeron que «no podrían estar más contentos con este resultado».

A los promotores inmobiliarios les importa lo que les importa a los consumidores

Lo que muestran los planos de construcción es que los promotores inmobiliarios son conscientes de los valores que sus consumidores tienen para la naturaleza. Esta es otra comprobación de lo que las empresas harán con la naturaleza en una economía de mercado sin trabas. El simple hecho de permitir que los promotores inmobiliarios hagan lo que anticipan que será rentable no significa que la tierra estará llena de edificios de apartamentos de gran altura y fábricas sucias. La razón es porque las opciones que maximizan las ganancias deben ser opciones que satisfagan al consumidor, y muchos consumidores valoran la naturaleza no perturbada y no desarrollada.

La conclusión es que obtenemos exactamente tanta naturaleza como queramos. Es cierto que personas como Sir David Attenborough se sentirán «decepcionadas» a veces, pero aún así tendría voz y voto participando en la economía de mercado y animando pacíficamente a otros a valorar las mismas cosas que él valora. ¿No sería éste un escenario mejor que el de algunos ambientalistas ruidosos que tienen el oído de los ayuntamientos con autoridad para impedir que los promotores inmobiliarios se anticipen y respondan a las preferencias de todo el mundo sobre el uso de la tierra?

El censo más reciente dice que York tiene una población de unos 200.000 habitantes. Este artículo dice que David Attenborough y el YWT reunieron a 7.600 personas para «oponerse a las propuestas». No está claro si esas 7.600 personas son de York, pero incluso si lo son, ¿qué les impide juntar su dinero para comprar la tierra y dejarla sin usar? ¿No deberían los ecologistas poner su dinero donde están sus bocas?

Jonathan Newman is Assistant Professor of Economics and Finance at Bryan College. He earned his PhD at Auburn University and is a Mises Institute Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire