Mises Wire

Home | Wire | Los consumidores decidirán si los equipos deportivos femeninos reciben la misma paga

Los consumidores decidirán si los equipos deportivos femeninos reciben la misma paga

  • soccer1_1.PNG
0 Views

Tags Trabajadores y Salarios

07/11/2019

Incluso para aquellos de nosotros que no vemos el fútbol, ya sea masculino o femenino, es imposible evitar el frenesí de los medios de comunicación por el hecho de que la selección femenina de fútbol de Estados Unidos haya ganado la Copa Mundial.

Esta asombrosa actuación de la selección femenina –nos dicen– pone de manifiesto lo absurdo que resulta que las jugadoras de la selección femenina no reciban la misma remuneración que las jugadoras de la masculina. Algunos aficionados y jugadores incluso cambiaron la «igualdad de retribución» tras la victoria en la Copa del Mundo.

Sin embargo, cuando se trata de deportes profesionales, lo bien que juega un equipo no es lo que determina la paga de los jugadores. Lo que importa es la cantidad de ingresos que el equipo gana de la venta de entradas, ofertas de televisión, licencias de productos y ofertas de promoción.

Los ingresos provienen del valor de entretenimiento de la obra. Cuando se trata de compensación, lo que importa es la capacidad de los jugadores para entretener. Los atletas profesionales, después de todo, son fundamentalmente sólo artistas, no se diferencian de los músicos callejeros que se paran de manos en la esquina de la calle.

Algunas personas pueden creer erróneamente que perseguir una pelota constituye en sí mismo una especie de empresa de gran valor, pero a menos que los consumidores estén dispuestos a pagar por verla, no tiene ningún valor económico a gran escala.

Por lo tanto, la cuestión de si las atletas femeninas están o no «mal pagadas» se reduce a la cantidad de ingresos que generan sus rendimientos.

Entonces, ¿las mujeres generan más ingresos? A menos que estemos hablando de los últimos dos años, la respuesta parece ser un claro»no». Pero incluso en los últimos años, cuando las victorias en la Copa Mundial se han acumulado para las mujeres, parece que los ingresos apenas han comenzado a igualar los de la selección masculina.

En Forbes, Mike Ozanian señala que, en términos generales, el fútbol masculino genera ingresos a niveles mucho más altos:

El Mundial masculino de Rusia generó más de 6.000 millones de dólares en ingresos, y los equipos participantes compartieron 400 millones de dólares, es decir, menos del 7% de los ingresos. Mientras tanto, se espera que la Copa Mundial Femenina gane 131 millones de dólares para el ciclo completo de cuatro años 2019-22 y reparta 30 millones de dólares entre los equipos participantes.

Pero, ¿qué pasa con el equipo femenino de Estados Unidos específicamente?

Según el Wall Street Journal:

De 2016 a 2018, los partidos femeninos generaron alrededor de 50,8 millones de dólares en ingresos, en comparación con 49,9 millones de dólares para los hombres, según los estados financieros auditados del fútbol estadounidense. En 2016, el año después de la Copa Mundial, las mujeres generaron 1,9 millones de dólares más que los hombres. Los ingresos de los juegos se componen principalmente de la venta de entradas. En los últimos dos años, por lo menos, el recuento de hombres incluye las cuotas de participación que los equipos contrarios pagan a Estados Unidos por los partidos.

Así que, muy recientemente, las mujeres han comenzado a superar a los hombres en la venta de entradas. Pero, como admite el WSJ: «La venta de entradas es sólo una fuente de ingresos que los equipos nacionales ayudan a generar.»

¿Y qué hay de los ingresos de las emisiones? Parece que «los índices de audiencia de televisión de los partidos masculinos de Estados Unidos tienden a ser más altos que los de los femeninos, según datos recogidos por U.S. Soccer».

Además, Politifact no pudo confirmar que los ingresos totales son, de hecho, más elevados para las mujeres en los últimos años:

Durante los tres años que siguieron a la Copa Mundial Femenina de 2015, el equipo femenino obtuvo un poco más de ingresos de los partidos que el equipo masculino. Mientras que el marketing y los patrocinios se venden como un paquete, hay signos anecdóticos de que la marca de las mujeres está ganando popularidad.

Sin embargo, es más difícil decir si a las mujeres se les paga menos que a los hombres, debido a la falta de transparencia y a las complicadas variables que alimentan la remuneración. Varios expertos dijeron que la realidad puede ser más oscura de lo que un eslogan gritado [es decir, «¡igualdad salarial!»] pueda capturar.

Por el bien del argumento, digamos que las mujeres traen más ingresos. El hecho de que se trate de una evolución tan reciente ayudaría a explicar por qué la estructura salarial todavía no ha alcanzado los ingresos. Además, si US Soccer va a arriesgarse a pagar salarios y beneficios enormes, primero tendrá que sentirse cómodo con el hecho de que los equipos femeninos sean una fuente de ingresos confiable y sostenible.

En última instancia, sin embargo, el que las mujeres reciban o no «igualdad de remuneración» no depende de los propietarios de los equipos, sino de los consumidores. Si el equipo femenino quiere la misma paga, tendrá que generar la misma cantidad de ingresos. Es decir, estas cosas tendrán que suceder:

  1. Los consumidores están dispuestos a pagar al menos lo mismo (en términos de precio de las entradas) para ver jugar a las mujeres que a los hombres. También necesitarán ver transmisiones en números similares a los de los hombres, lo que aumentará los ingresos por publicidad para el equipo femenino.
  2. Los equipos femeninos generarán más ingresos.
  3. Así, las atletas femeninas producirán más ingresos que los atletas masculinos.
  4. Por lo tanto, las mujeres atletas reciben una mayor remuneración de los propietarios.

Si los aficionados quieren que se pague más a las mujeres que a los hombres, los consumidores tendrán que gastar más.

Incluso algunos de los jugadores lo reconocen. A principios de esta semana, Megan Rapinoe, miembro del equipo femenino de EE.UU.,explicó cómo los consumidores pueden apoyar un aumento de sueldo para el equipo femenino: «Vengan a los partidos... compren camisetas de las jugadoras... conviertanse en poseedores de boletos de temporada».

Rapinoe tiene razón. Cuando los consumidores pagan más por ver a las mujeres. A las mujeres se les pagará más por jugar.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Alex_Morgan_%26_Cristina_Ferral.jpg
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire