Mises Wire

Home | Wire | Por qué los empresarios son diferentes

Por qué los empresarios son diferentes

  • factory1_0.PNG
0 Views

Tags El Emprendedor

09/09/2019

Mucha gente piensa y habla de la competencia sin una ligera sensación de malestar. A menudo, es sólo el empresario quien se siente cómodo con la competencia en el mercado. La mayoría de la gente no entiende el sentido de competitividad que tiene el empresario. El dicho dice: «Si no está roto, no lo arregles». No es así para el empresario.

En contraste, a la mayoría de la gente le gusta la idea de la comodidad y la previsibilidad – ¡no meza el barco! Pero hay momentos en los que el cambio y lo nuevo está justificado, ya sea tomar decisiones en el mercado, cambiar la asignación de recursos para que se adapten mejor al valor del consumidor, hacer un mejor uso de los recursos para productos que tienen un costo prohibitivo, tratar de hacerlos mejores que los que hay en el mercado. Muchas personas aceptan que el cambio ocurrirá en algún momento. Sin embargo, como explicó Ludwig von Mises, se reduce a los medios y no a los fines con los que la mayoría de la gente estaría de acuerdo.

¿Por qué y cómo las personas emprendedoras crean incomodidad en otras personas? ¿La incomodidad que los empresarios crean es buena o mala para los que no son emprendedores? El empresario ve el mercado de manera diferente que el que no es empresario.

Von Mises, Israel Kirzner, Murray Rothbard y Robert Hebert identificaron una amplia gama de características y atributos del empresario. Los empresarios son básicamente disidentes del statu quo. Por el contrario, los no empresarios son efectivamente los usuarios finales de los productos en el mercado.

Los empresarios utilizan sus habilidades para liberar el potencial de cosas que otros pasan por alto. Algunos dicen que los empresarios son aquellas personas que tienden a descubrir el producto novedoso para el uso mundano de los consumidores. Ante la insatisfacción, los empresarios han buscado históricamente algo nuevo. Esta acción del mercado hace que los tipos no emprendedores se sientan incómodos porque necesita competencia.

Los empresarios piensan en problemas (es decir, productos y/o servicios) de manera sistémica y pueden ser consumidores problemáticos cuando quieren hacer una compra en el mercado. Este tipo de pensamiento no es sorprendente, ya que los empresarios se caracterizan por ser descubridores y promotores por naturaleza y aplican su juicio tácito y basado en el conocimiento en un momento determinado. A medida que los dueños de negocios se esfuerzan por aumentar su participación en el mercado, esto lleva a la desagradable tarea de los competidores de presentar ideas nuevas, creativas e innovadoras para llevar a cabo los negocios.1

¿A quién le gusta la competencia? ¿Quién disfruta de la competencia cuando todos los activos y el capital están en juego? No todos los empresarios son competitivos en el mismo grado, y no todos los empresarios están abiertos a que se produzcan cambios en el mercado. Para muchos dueños de negocios, escuchar de un nuevo advenedizo o un nuevo comienzo en su industria puede hacer que una sonrisa se convierta en un ceño fruncido. La competencia tiende a no ser agradable. Las conductas competitivas empresariales comienzan con ideas y creatividad que se desarrollan en el mercado.

Tanto en el mercado como en la empresa, la acción empresarial proporciona el combustible para la explotación minera constante de valor para el consumidor. Si los empresarios dejan de actuar de esta manera, los consumidores dejarán de ver la innovación y el creciente valor en el mercado. La tensión entre las ideas empresariales y la previsibilidad hace que los empresarios sean vitales para nuestra economía y promuevan sus valiosos productos y servicios. Más que cualquier otra cosa, los empresarios exploran ideas, lo que hace que otros se sientan incómodos. Cuando las ideas chocan, se crea una fricción entre todos los empresarios que compiten por resultados similares – buscando adquirir fines definidos con medios diferentes. Esto provoca una competencia en el mercado, que algunos podrían considerar insidiosa. Por el contrario, la competencia es un maestro para el empresario y se considera necesaria.

Usted sabe que está en la compañía de un empresario cuando esa persona articula ideas innovadoras. Esto tiende a hacer la caja más grande para otros. Las personas no emprendedoras pueden pasar por alto el pensamiento y la creatividad de los empresarios, pero sienten el aguijón de la incomodidad. En lugar de proteger su territorio, los no empresarios deberían aceptar el hecho de que la competencia es una parte inevitable de la actividad del mercado. Es la última forma de cooperación.

Existe un fuerte contraste entre el empresario y aquellos que no son en absoluto empresarios en más de un sentido. En primer lugar, es la naturaleza emprendedora de hacer cosas que otros pueden haber pensado que eran absurdas o ridículas o que «nunca funcionarían». Sin embargo, siguen siendo firmes en su adquisición de conocimientos, tanto a priori como a posteriori, para obtener beneficios y aportar valor al consumidor. En segundo lugar, los empresarios no tienen miedo de desafiar la incertidumbre. Poseedores de un conocimiento subjetivo sobre un mercado dado y un espíritu ágil, los empresarios no se aferran a la previsibilidad, sino que entienden la probabilidad de que ayer fuera el pasado y de que mañana cambien las preferencias, los gustos y los estilos. Este tipo de pensamiento y actitud hace que los competidores se sientan incómodos, lo que cambia el nivel de comportamiento competitivo en el panorama empresarial.

No todas las empresas acogen con satisfacción la competencia que ofrece el empresario. Pero la competencia en el mercado debería aumentar una rivalidad agradable y no provocar incomodidad, incluso dentro de la empresa, donde los empresarios internos compiten para poner en práctica las ideas. Esto debería ser saludable para todos los involucrados. Pero esta suposición puede estar lejos de ser cierta en la práctica. La realidad es que las personas que tienen características empresariales son vistas como forasteras o disidentes, aunque las intenciones no sean las mismas.

Las personas que pueden sentirse incómodas pueden caer en el rango de los dueños de negocios, gerentes y competidores de la industria. Incluso los miembros de la familia podrían no apreciar al empresario de la familia que quiere reorganizar los muebles para hacer más espacio para un mejor uso. Las personas sin las características del empresario pueden tener dificultades para entenderlo o comprenderlo a veces debido a su vasto conocimiento y actitud hacia las ideas más novedosas que a la mayoría de las personas les parecen impracticables.

Y esto hace que la gente se sienta incómoda.

  • 1. No todos los propietarios de negocios son necesariamente emprendedores, pero existe un solapamiento considerable entre los dos grupos. En un mercado competitivo, los empresarios deben ser muy emprendedores para mantener o aumentar su cuota de mercado.

Raushan Gross is an Associate Professor of Business Management at Pfeiffer University

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire