Mises Wire

Home | Wire | Tierra a Tesla: Elon Musk tiene pocas ideas más allá de mendigar por dinero del Estado

Tierra a Tesla: Elon Musk tiene pocas ideas más allá de mendigar por dinero del Estado

  • musk.PNG
0 Views

Tags Burocracia y RegulaciónBienestar Corporativo

06/12/2019

Tesla está ardiendo, pero no parece que nadie se apresure a apagar las llamas. En las últimas semanas, las acciones de Tesla cayeron casi un 10%, y actualmente rondan los $190 por acción. El valor de la compañía ha caído a niveles no vistos desde 2016, y los analistas predicen que esta reciente caída es sólo el comienzo. En sólo unos meses, se evisceraron tres años de crecimiento del mercado. Los inversores, antes deseosos de abrazar a la compañía, ahora están de luto por la precipitada caída de Tesla.

El colapso de Tesla sirve como una severa advertencia al Congreso que, sólo un mes antes, había propuesto aumentar los subsidios y créditos fiscales para los vehículos eléctricos. Con la esperanza de aumentar la ayuda del Estado, las acciones de Tesla saltaron hacia arriba, haciendo que la caída de la compañía de automóviles eléctricos fuera aún más dolorosa. Pero aunque la intervención del Estado sin duda ha distorsionado el mercado del vehículo eléctrico, el Congreso no es el principal responsable de la volatilidad de Tesla.

En el centro de la crisis se encuentra Elon Musk, el legendario y visionario empresario y CEO de Tesla. Si la compensación es una indicación, está claro que Tesla valora a Musk como el líder de su compañía. En 2018, Tesla otorgó a su director general un paquete valorado en 2.300 millones de dólares, unas 18 veces mayor que el del segundo director general mejor pagado. Obviamente, ese nivel de compensación anual es absurdo a primera vista. Sólo podría justificarse si Musk fuera un experto en negocios singularmente único. Desafortunadamente para Tesla, ese no es el caso. De hecho, la dirección visionaria de Musk ha llevado a Tesla al borde del colapso.

En realidad, Musk es considerado generalmente como un CEO por debajo de la media. Es errático, temperamental y propenso a la controversia. Pero más que eso, su visión del futuro de Tesla ha hecho caso omiso del estado actual de la compañía. A pesar de la base de consumidores relativamente especializada de la compañía, Musk concibió a Tesla como un fabricante de automóviles para el mercado masivo, compitiendo con otros pesos pesados de la industria a escala mundial. Sólo recientemente ha quedado claro que Musk no tiene ni idea de cómo llevar a su empresa hasta ese punto.

La ampliación de la producción no es una tarea fácil; requiere una gran cantidad de capital y demanda del mercado. Actualmente, Tesla no tiene ninguno de los dos. Musk ha dudado durante mucho tiempo en la idea de reunir capital para financiar la expansión, prefiriendo en su lugar pagar la deuda con las ganancias trimestrales de Tesla. Un plan infalible, sin duda, si la empresa fuera rentable. Tesla, por supuesto, no lo es. Y ahora, parece que Tesla ha perdido su oportunidad. A medida que se difunde la noticia del bajo rendimiento del fabricante de automóviles, el grupo de inversores dispuestos se está agotando y, con ello, las esperanzas de crecimiento de Tesla.

Del mismo modo, Tesla, que en su día fue el principal fabricante de vehículos eléctricos, ha perdido su paso por encima de la competencia. Con la mayoría de los principales fabricantes de automóviles listos para lanzar sus propios coches eléctricos en el próximo año, las razones para comprar un Tesla son cada vez menos. La compañía de Musk puede haber sido el perro guardián cuando era el único jugador importante en el mercado de los vehículos eléctricos, pero a medida que la tecnología progresa, Tesla está luchando por retener su base de clientes y la demanda del mercado.

A pesar de las condiciones de negocio obviamente desfavorables, Musk sigue adelante con su visión de expansión. Es esa visión la que está destruyendo a Tesla. De hecho, la compañía de coches eléctricos está siendo aplastada bajo el peso de la ambición desenfrenada de su propio CEO. Y esta no es la primera vez que sucede.

La otra empresa comercial de Musk, una empresa aeroespacial privada que recibe la mayor parte de su apoyo del Estado, llamada SpaceX, se enfrenta a luchas similares derivadas de las payasadas de ambición de su director general. Recientemente, SpaceX presentó una demanda contra el gobierno de los Estados Unidos, alegando que la Fuerza Aérea había «adjudicado erróneamente» contratos a algunos de los competidores de SpaceX en el disputado Acuerdo de Servicios de Lanzamiento, que creará nuevos sistemas de lanzamiento para uso de la seguridad nacional. Obviamente, obstruir un programa diseñado para fomentar la competencia no es un buen aspecto, especialmente cuando es porque su empresa no era la adecuada para el trabajo.

La decisión de Musk de protestar contra la decisión del ASL porque no recibió contratos del gobierno es claramente un esfuerzo imprudente, pero se ajusta a la visión que tiene de su compañía. Musk quiere que SpaceX sea el contratista aeroespacial preeminente de Estados Unidos, y sacrificará la reputación de su propia compañía para lograr ese galardón. Con SpaceX, como con Tesla, el deseo de Musk de recibir ayuda del gobierno lo ciega a la realidad del mercado competitivo, y sus negocios están peor.

Con algunos de sus incentivos gubernamentales expirando, Tesla debe reconocer que necesita desesperadamente una corrección de rumbo. Se deben hacer cambios serios, sistémicos y duraderos en la estrategia de negocios de la corporación. Tal vez, Elon Musk, con su comportamiento obstinado y su aversión al cambio, no es la persona adecuada para hacerlos. En marzo, el estimado profesor de la Universidad de Nueva York Scott Galloway predijo que Tesla sería adquirido en un año. Es muy posible que esta predicción pronto se convierta en profecía.

James Lowe is a two decade radio industry veteran and now host of his own nationally syndicated radio show based in Kansas and carried on the Iheartradio App. Find out more at jiggyjaguar.com

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikipedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire