Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Node | Reseña: Capitalism in America: A History

Reseña: Capitalism in America: A History

Tags U.S. History

06/25/2019Joakim Book

Capitalism in America: A History

Alan Greenspan y Adrian Wooldridge

Nueva York: Penguin, 2018, 486 pp.


Joakim Book (j@joakimbook.com) es un estudiante graduado de la Universidad de Oxford.

Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 1 (primavera de 2019), edición completa, haga clic aquí.


¿Qué podría salir mal cuando un ex presidente de la Reserva Federal y editor político de The Economist entra en la oficina de un editor con un manuscrito de casi quinientas páginas? Bastante, resulta que sí. En Capitalism in America: A History, Greenspan y Wooldridge esbozan la historia económica de Estados Unidos a través del lente de la Destrucción Creativa Schumpeteriana. El resultado es, para ser educados, una bolsa mixta. Tiene las características de los esfuerzos excesivamente simplistas, amplios y exhaustivos de aquellos que antes estaban en el punto de mira –mirando hacia atrás a sus carreras prolongadas y tratando de encontrarle sentido a sus experiencias. Se lee a medio camino entre un aburrido relato enciclopédico de los principales hombres de negocios estadounidenses y una columna de Economist, vagamente apoyada pero audazmente argumentada. No es tan completo como debería haber sido un relato a gran escala del capitalismo estadounidense, ni tan superficial como nos hemos acostumbrado en las páginas de dicha revista. A pesar de las muchas deficiencias del libro, se trata de una magnífica visión general de los negocios estadounidenses, que describe la vida y las acciones de muchos industriales conocidos y menos conocidos que impulsaron a Estados Unidos hacia adelante, entretejidos en un relato general que aprecia la destrucción creativa por encima de todo lo demás (págs. 14-19).

El título del libro lleva a creer que su objeto de investigación es el capitalismo propiamente dicho, el sistema monetario de interacciones sociales caracterizado por la propiedad privada de los medios de producción –o lo que Mises (2008, 1) describió en la primera frase de La mentalidad anticapitalista como «producción masiva de bienes destinados al consumo de las masas». En cambio, Greenspan y Wooldridge citan a Schumpeter (2003, 83) para decir que el capitalismo significa destrucción creativa («La destrucción creativa es el hecho esencial del capitalismo»), y luego interpretan la destrucción creativa como más o menos»innovación industrial», después de lo cual nos llevan al lector en un fascinante viaje a través de la mayoría de los grandes industriales estadounidenses, sus negocios, sus innovaciones y sus logros.

El libro desafía la fácil categorización, ya que puede servir como una breve introducción a la historia política, social y predominantemente empresarial y sólo tangencialmente hace historia económica. El hilo conductor del relato de los autores es uno de la Teoría del Gran Hombre, tal vez expresado por primera vez de manera exhaustiva por Carlyle (1841) y recientemente opuesto de manera convincente en los relatos más amplios de Matt Ridley (2011; 2015). Por antitética que sea a las nociones regulares del capitalismo como toma de decisiones descentralizada, coordinadora, espontánea o «anárquica» (Mises 1951, 120), la Teoría del Gran Hombre afirma que la historia puede ser entendida como el resultado de acciones e ideas de un número selecto de personas: los Grandes Hombres. Greenspan y Wooldridge dedican páginas y páginas a estos hombres líderes de la industrialización estadounidense: Eli Whitney y su desmotadora de algodón (págs. 46, 74-75); los inventos agrícolas de John Deere y Cyprus McCormick (págs. 46-48); la máquina de vapor de Oliver Evans (pág. 52); las invenciones de acero de Henry Bessemer (págs. 99-102) y el imperio de acero de Carnegie (págs. 126-28); la bombilla de Edison (págs. 126-28). 105); los automóviles de Ford y Sloan (págs. 107, 209-13); la revolución de Rockefeller del negocio petrolero (págs. 128-30); el dominio de J. P. Morgan del mundo del dinero (págs. 130-31); el telégrafo de Bell (págs. 109-10); y los vagones de ferrocarril refrigerados de Swift (pág. 119).

Ocasionalmente, sin embargo, aparecen tendencias impersonales y descentralizadas, por ejemplo, a través de logros institucionales y de infraestructura, incluyendo el Canal Erie (p. 51), el auge del ferrocarril (p. 96-98) y la importancia del mercado de futuros de Chicago (p. 120). Se describen tendencias empresariales aún más recientes, como el adelantamiento por parte de Silicon Valley del corredor de la ruta 128 de Massachusetts (por ejemplo, Saxenian, 1996), atribuido explícitamente a su naturaleza «descentralizada, libre y porosa» (p. 353). De hecho, el elogio de Silicon Valley se describe más adelante como:

una encarnación viviente del principio de la destrucción creativa, ya que las viejas compañías murieron y surgieron otras nuevas, permitiendo que el capital, las ideas y la gente fueran reasignados. (p. 353)

La disonancia entre los aspectos «descentralizados, libres y porosos» del capitalismo y la importancia del enfoque vertical de los autores se pasa por alto por completo. De hecho, alrededor de mediados del siglo XX en la historia de los autores, pasan de describir a los Grandes Hombres a describir a los Grandes Presidentes: algunos ejemplos incluyen a JFK (pp. 302-03); LBJ's Great Society y Nixon's closing of the gold window (pp. 305-06); y por supuesto, los amados logros de los autores en la Era Reagan (p. 326-31) que supuestamente «crearon las condiciones para un renacimiento de los negocios, eliminando los grilletes que habían atado cada vez más fuerte a los negocios» (p. 329). Es cierto que algunos líderes empresariales prominentes hacen apariciones breves (Jack Welch en GE; George Mitchell, a quien el New York Times (2013) llamó «The Father of Fracking»; Bill Gates; Larry Page y Sergey Brin), pero su importancia es secundaria a la del argumento principal, ahora político.

Hay por lo menos tres áreas que merecen ser criticadas seriamente: la idea de una guerra «prosperidad», el uso (y presentación) de los datos por parte de los autores, y el gran elefante en la sala: la banca central, especialmente considerando las cuentas deficientes de la Gran Recesióny la Gran Depresión.

En primer lugar, quizás la celebración más morbosa de la historia de la guerra, Greenspan y Wooldridge sostienen que el capital humano estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial fue «mejorado» (p. 270) y que la guerra actuó como «un enorme programa de entrenamiento en el trabajo» (p. 270). En un párrafo que no se puede leer sin tapujos, argumentan no sólo que un beneficio que contribuyó a la prosperidad de los Estados Unidos en tiempos de guerra fue que los datos demográficos, como las mujeres, entraron masivamente en la fuerza laboral y aprendieron habilidades valiosas, sino también, sorprendentemente, que los soldados que regresaban de la guerra «con nuevas habilidades, desde organizar grupos de personas hasta reparar jeeps» (p. 271). No importa el capital humano literalmente destruido entre las cuatrocientas mil víctimas militares estadounidenses (por no mencionar a muchos más heridos), o los millones y millones de personas cuyas habilidades fueron redirigidas a líneas de producción específicas para tiempos de guerra, cuyo valor de «capital humano» era muy dudoso. Tampoco termina aquí la locura, como sostienen los autores, contrariamente al sentido común y, de hecho, tanto a la teoría económica como a la empírica, sobre la base de cuatro (!) indicadores seleccionados de que los estadounidenses en casa estaban en mejor situación durante la guerra. Notablemente, Robert Higgs (1992, 50-53) desacreditó el mito principal de que el gasto real de los consumidores aumentó drásticamente, y dejo que el lector juzgue la relevancia de las otras tres exhibiciones (los juegos de azar a caballo aumentaron en una vez y media; se crearon medio millón de nuevos negocios; se construyeron once mil nuevos supermercados).

En este punto, uno espera sinceramente que el sinsentido termine, pero desgraciadamente no es así. En lugar de explicar el auge de los datos económicos inmediatamente después de la guerra (crecimiento del PIB de dos dígitos entre 1945 y 1946) como un retorno al capitalismo desde una economía de mando en tiempos de guerra, Greenspan y Wooldridge invocan el infame argumento de la demanda reprimida. La disonancia es bastante notable. En lugar del crecimiento de los ingresos reales y la mejora de los niveles de vida en tiempos de guerra en los Estados Unidos -que se publicaron no menos de seis páginas antes-, los autores sostienen que los estadounidenses «compensaron las privaciones de la depresión y la guerra» (pág. 276). Los hogares estadounidenses no podían haber visto sus ingresos y su nivel de vida crecer enormemente durante la guerra y sufrir las privaciones de la guerra, dejando muchas necesidades y demandas insatisfechas. Por supuesto, no lo eran, y la condena se deriva de la aplicación incorrecta de los números del PNB deflactados con un índice de precios inapropiado (Higgs 1992, 45-52).

En otro argumento repetido a menudo, los expertos denuncian la idea de que el gasto gubernamental durante el New Deal sacó a Estados Unidos de la Gran Depresión, sólo para dar la vuelta y afirmar que el gasto gubernamental durante la Segunda Guerra Mundial hizo el trabajo. Greenspan y Wooldridge hacen precisamente esto: «El gasto de guerra proporcionó el estímulo que la economía necesitaba» (p. 268), escriben, pero sólo unas pocas páginas antes, los autores desestimaron el énfasis del New Deal en el gasto, ya que fue «compensado por la destrucción de empleos en el sector privado» (p. 254). ¿Qué es tan «milagrosamente» diferente con el gasto gubernamental en tanques y municiones para uso en el extranjero comparado con el gasto gubernamental en puentes y obras públicas en el país (Murphy 2012)? La disonancia es surrealista.

En segundo lugar, Greenspan y Wooldridge utilizan una selección muy peculiar de datos para presentar sus numerosos argumentos. A menudo, informan sobre versiones irrelevantes o al menos no convencionales de estadísticas bastante estándar: el PIB real durante la Segunda Guerra Mundial (p. 268), en lugar del PIB real per cápita; comparan el ingreso nacional nominal de los EE.UU. con los ingresos nacionales de Alemania, Japón e Italia (p. 268). 262) como si el PIB del tamaño de un país fuera motivo de preocupación; ignorando los cambios territoriales y demográficos masivos al contrastar el PIB de Alemania en 1946 con el de Alemania en 1890 (p. 276), o la duplicación del «PIB real de Estados Unidos» (p. 361) entre 1980 y 2000 –convenientemente con la esperanza de que el lector hubiera pasado por alto el énfasis que se había puesto en decenas de millones de inmigrantes, unas 15 y pico de páginas antes–. A veces, los autores se refieren a «los ingresos reales de la nación» (p. 304), lo que presumiblemente significa un PIB deflacionado por el precio, pero la mayoría de las veces se conforman con informar sobre lo que parecen cifras nominales, no ajustadas, que en un lapso de tiempo de 250 años equivalen a poco más que escombros. ¿Cómo hacer legible la producción nacional entre épocas muy diferentes de la historia americana (población, instituciones, expansión territorial), sin recurrir a ajustes de comparabilidad de ningún tipo? Además, un economista culto con un conocimiento aproximado de las series históricas de precios e ingresos (o un acceso fácil a measuringworth.com) podría descifrar el equivalente al valor actual de los precios del dinero, pero las cifras de empleo de GM de 1 millón en 1960 (pág. 288), transmiten información muy limitada más allá de la afirmación obvia de que GM ya era una gran empresa en ese momento.

Sorprendentemente, las únicas veces que se reportan las cifras per cápita(pág. 387), se utilizan para hacer aún peor la nefasta proyección de la Oficina de Presupuesto del Congreso sobre la tasa de crecimiento potencial a largo plazo de la economía de Estados Unidos (1,7%/año); con el aumento de la población, el crecimiento potencial per cápita está por lo tanto muy por debajo del 1 por ciento, lo que pone de relieve las sombrías perspectivas para Estados Unidos. Cabe preguntarse por qué el recurso a las cifras per cápita era superfluo para cerca de cuatrocientas páginas.

Más importante aún, todos los gráficos que no presentan fracciones se presentan en una escala logarítmica, por razones bastante desconcertantes. En las series cronológicas a largo plazo, a menudo están justificadas (por ejemplo: índice bursátil en la pág. 222, productividad de las empresas y producción de los trabajadores en la pág. 93, o precios y salarios en la pág. 175), ya que los matices de períodos anteriores se verían totalmente inundados por los aumentos exponenciales de las curvas. Pero en algunos casos, el uso frecuente es innecesario y contribuye a ocultar, en lugar de apoyar, el mensaje principal de los autores (como en el caso de las millas de construcción de ferrocarriles en la página 97 y el precio al por mayor del acero en las páginas 100 y 145).

Tercero, la banca central es sospechosamente minimizada por un libro sobre la historia económica de los Estados Unidos escrito por el segundo presidente más antiguo de la Reserva Federal. Aparece discutiendo la invención accidental de las Operaciones de Mercado Abierto de 1922 de la Reserva Federal (p. 235) y un comentario menor sobre la política monetaria en la década de los ochenta (p. 331), además de una breve inclusión durante la Gran Depresión y la Gran Recesión. La Gran Depresión, notablemente,

fue consecuencia de la ruptura de un orden mundial estable, sustentado por tipos de cambio fijos ligados al oro, y por la guerra y la incapacidad de las grandes potencias para adaptarse a un cambio en la distribución del poder económico y financiero y para poner en su lugar un nuevo sistema sostenible (pág. 226).

En un giro tan notable como las disonancias de la América de la guerra (ver arriba), Greenspan y Wooldridge concluyen que la «bárbara reliquia» de Keynes –el patrón de oro– fue bárbara sólo de la manera equivocada: «las cadenas que condenaban la economía internacional no eran las cadenas de oro de Keynes, sino las cadenas del orgullo» (p. 229), ya que su único problema era el precio al que los países extranjeros vinculaban sus monedas con el dólar, y no los muchos problemas asociados con una norma de pseudoproductos regulada centralmente (Rothbard 2010, 68-98).

En un momento dado, los autores llegaron incluso a culpar al «estrafalario sistema bancario de Estados Unidos» (p. 234) al menos en comparación con Canadá, antes de invocar la explicación de la Gran Depresión de la quiebra bancaria de Friedman y Schwartz. Más bien, el breve relato de la Gran Depresión no contiene más que corredores de bolsa irresponsables, la deflación de la deuda de Irving Fisher y los aranceles Smoot-Hawley (págs. 230-33).

La Gran Recesión no tiene mejor suerte, precedida de bromas genéricas como «las burbujas son endémicas del capitalismo» (p. 375), y «los espíritus animales de la gente exceden sus poderes racionales» (p. 375) antes de castigar a los derivados y su «valor nocional» (p. 381). La culpa de la crisis se atribuye directamente a la titulización, la exuberancia de los prestamistas y el ahorro de los ahorradores asiáticos (p. 376-79) –el llamado «exceso de ahorro»–, que supuestamente obligan a bajar los tipos de interés con una Reserva Federal impotente, pero a la vez noble (p. 385). De hecho, las acciones rápidas y competentes de la Reserva Federal, la «calidad superior de la respuesta oficial» (p. 385) impidieron otra Depresión. Sus grandes logros incluyeron el rescate de importantes instituciones financieras, la realización de pruebas de estrés y la reducción de las tasas de interés a corto plazo para impulsar la economía, de manera notable, teniendo en cuenta que no menos de seis frases antes, los autores habían descartado por completo este mecanismo de transmisión en su búsqueda de exonerar a la Reserva Federal.

Existe un intento superficial de criticar los argumentos de los tipos de interés bajos (explícitamente el de John Taylor) al situar el comienzo del auge de la vivienda antes de los recortes de los tipos de interés en 2001, y al especificar que la creación de una subsección de préstamos hipotecarios «alcanzó su punto máximo dos años antes del máximo de los precios de la vivienda» (p. 385), lo que supuestamente socavaría cualquier argumento de los tipos de interés bajos. El intento no es convincente, por decir lo menos.

Mientras que los primeros once capítulos ofrecen amplios bosquejos de los negocios estadounidenses desde 1750 hasta el presente, cuyo valor es cuestionable, el capítulo doce («America's Fading Dynamism») ofrece una visión más amplia de lo que Greenspan y Wooldridge ven como los mayores desafíos de Estados Unidos. Este es también su mejor y más pertinente capítulo, que culpa de los males de Estados Unidos en muchos de los lugares correctos: la sobrecarga de la regulación, los mercados laborales más estrictos y la movilidad masivamente reducida (social, geográfica, económica); el costo explosivo de la educación, su mezquindad no ilustrada (pág. 394) y el estancamiento de los logros educativos de los estadounidenses; y la razón fundamental de los fracasos de Estados Unidos: «el crecimiento de los derechos que suprimen la productividad» (pág. 404). Pasan ocho páginas enfatizando hechos bien apreciados como la permanencia legislativa de los derechos junto a otros más sorprendentes -por ejemplo, que desde 1965 los derechos han crecido más rápidamente (10,7%/año) bajo los presidentes republicanos que los demócratas (7,3%/año, p. 405)– y otras cinco páginas sobre la forma en que la regulación está paralizando la innovación empresarial a favor de los abogados, burócratas y consultores. En comparación, absolver a la Reserva Federal de la culpa durante la crisis financiera y criticar los argumentos de las tasas de interés bajas se hace en menos de una sola página.

Apiñados entre sus muchos defectos se encuentran muchos destellos de brillantez: bromas citables, resúmenes accesibles de las tendencias empresariales y de las innovaciones revolucionarias (los llamados barones de los ladrones, los automóviles, el auge de Silicon Valley y las innovaciones de los servicios financieros de las últimas décadas), una crítica devastadora del New Deal de FDR y una posición sorprendentemente rotardiana sobre los monopolios (p. 132). Además, el empresario es el centro de atención, aunque más de tipo práctico que el que encontramos en la literatura empresarial austriaca (por ejemplo, Kirzner 1999, Salerno 2008). Al menos, hay que admitir que los autores aceptan al empresario como motor del cambio económico, un rasgo que describen como sinónimo de Estados Unidos mismo:

Los empresarios estadounidenses procedían de todos los niveles de la sociedad, pero estaban unidos por la suposición común de que todos los problemas eran capaces de resolverse siempre y cuando se pensara lo suficiente. (p. 45)

En resumen, a pesar de los muchos defectos del libro de naturaleza técnica, económica y estadística, hay algo de valor en él, especialmente los dos capítulos finales que identifican algunos de los mayores desafíos de Estados Unidos. El mensaje es, en última instancia, de optimismo, de creencia en el poder de la innovación empresarial y del impacto (en su mayoría) benigno de la destrucción creativa. Greenspan y Wooldridge argumentan que cada vez que Estados Unidos ha sido empujado al borde del abismo ha vuelto más fuerte (p. 28, 449), y a pesar de sus actuales desafíos, no debemos desesperarnos.

Esta es una historia del capitalismo estadounidense sólo si uno cree que el capitalismo son las acciones y consecuencias de los muchos empresarios notables de Estados Unidos. Juzgado favorablemente, eso equivale a una vista de pájaro del American Big Business, desde 1750 hasta el presente, un título mucho más apropiado para lo que los autores están haciendo: rendir homenaje a las maravillas inigualables de la destrucción creativa.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

References

Carlyle, Thomas. 1841. On Heroes, Hero-Worship, and The Heroic in History. London: Fraser.

Gertner, John. 2013. “The Lives They Lived: George Mitchell.” The New York Times Magazine, December 21. https://www.nytimes.com/news/the-lives-they-lived/2013/12/21/george-mitchell/.

Kirzner, Israel. 1999. “Creativity and/or Alertness: A Reconsideration of the Schumpeterian Entrepreneur.” Review of Austrian Economics 11, no. 1: 5–17.

MeasuringWorth.com. Accessed January 15, 2019. https://www.measuring worth.com/

Mises, Ludwig von. 1951. Socialism: An Economic and Sociological Analysis. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute

———. 2007. Theory and History: An Interpretation of Social and Economic Evolution. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute

———. 2008. The Anti-Capitalistic Mentality. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Murphy, Robert. P. 2012. “The Myth of Wartime Prosperity.” The American Conservative, July 10. https://www.theamericanconservative.com/articles/the-myth-of-wartime-prosperity/.

Reisman, George. 2009. “Credit Expansion, Crisis, and the Myth of the Saving Glut.” Mises Daily. July 7. https://mises.org/library/credit-expansion-crisis-and-myth-saving-glut.

Ridley, Matt. 2011. The Rational Optimist: How Prosperity Evolves. New York: HarperCollins.

———. 2015. The Evolution of Everything. London: 4th Estate.

Salerno, Joseph. T. 2008. “The Entrepreneur: Real and Imagined.” Quarterly Journal of Austrian Economics 11, no. 3: 188–207.

Saxenian, AnnaLee. 1996. Regional Advantage: Culture and Competition in Silicon Valley and Route 128. Cambridge, Mass: Harvard University Press.

Schumpeter, Joseph A. 2003. Capitalism, Socialism and Democracy. London and New York: Routledge.

Cite This Article

Book, Joakim, Review of "Capitalism in America: A History," Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 1 (Spring 2019): 82–90.

Shield icon interview